¿Quienes somos Roberto, Javier, Zorione?

Pues personas normales, que nos pasan cosas, como a tí.

Solo que en nuestro recorrido de vida hemos llegado a descubrir algunas cosas que pueden hacer el camino de autoconocimiento más fácil, más ligero, más sencillo y eso es lo que te queremos transmitir.

Y para que nos vayas conociendo ¡qué mejor que contarte las cosas que nos pasan!

Así que hoy  es Roberto Perales quién quiere presentarse con este texto que escribió hace unos pocos días. ¡Te va a encantar!

“El fin de semana pasado iba a ser un finde de reencuentro y trabajo con dos personas muy queridas, Javier y Zorione. Nos íbamos a juntar en Antas de Ulla, el lugar donde se celebrará el retiro.

Pero lo que quiero es contar algo que me pasó durante el viaje que para mí fue algo mágico: Mi reencuentro con la Naturaleza.

Tenía planeado hacer muchas cosas, pero mi sorpresa fue que de pronto, cuando llegamos a Galicia y tomamos una carretera comarcal, por medio de un bosque precioso de esos que no te dejan ver el cielo, que abrazan la carretera como un túnel verde, algo empezó a cambiar en mí.

Llegaba un poco acelerado pues venía de una época muy intensa con muchas cosas. Y cuando entramos en aquel bosque, mi mente y mi cuerpo empezaron a disminuir la velocidad.

Acababa de llegar a la NATURALEZA y ella me estaba dando la bienvenida, con su color, sus olores, sus sonidos. Todo mi cuerpo empezó a sentirla y me inducía a ir parando, ir más despacio, conducir más lento.

Esa noche dormí de un tirón, no había pensamientos de “tener que”. La Naturaleza había empezado a ejercer su magia.

Aunque llevábamos planes de trabajar mucho, decidimos pasar más tiempo en la Naturaleza y… según pasaban las horas en ese paraíso iba notando más conexión con mi cuerpo y sentía menos mi mente, me quedaba en blanco con el río, los pájaros, los árboles, libélulas, las piedras… no podía tener más pensamientos que “Qué belleza, dios mío!”

 

 

Cuando llegó el domingo de pronto me di cuenta de que estaba agotado, era como si no tuviera energía, algo raro en mí. Nos pasó a los tres.

Y entendí que la Naturaleza me había hecho un regalo, me había vaciado de todo. No era ausencia de energía, sino un vaciado interno, de mi trabajo mental (obligaciones, quehaceres… y todo eso que tengo que hacer para estar bien) y me ayudó a ver que mi cuerpo estaba agotado físicamente, nada más que eso.

La mente no me había dejado darme cuenta antes de lo cansado que estaba.

Así que la sorpresa ha sido que este fin de semana me ha regalado una mayor conexión con mi cuerpo y mente sin tener que hacer nada de lo que habitualmente suelo hacer (meditar, ejercicio, comida saludable, etc… que está muy bien, ojo!).

Simplemente, con pasear por la Naturaleza, con respirarla, escucharla y mirarla me ha dado lo que más quería: un momento de auténtica paz interior. ¡Así que me siento súper agradecido a la Naturaleza! Gracias por darme tanto. Y todo sin pedirme nada a cambio.

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.”

Y es que más allá de las actividades que vamos a llevar a cabo en este Retiro, un factor importantísimo para nosotros es la Naturaleza. Porque sabemos que cura.

Si quieres vivirlo, mira en este enlace

Retiro el camino sencillo – para conectar con TU naturaleza

PD: en el enlace tienes toda la información del Retiro y del lugar. Porque la Naturaleza nos lleva directos a nuestra propia esencia. El 2 al 8 de Agosto en Antas de Ulla, Lugo. Un paraíso.

Agregar comentario